Protocolo Empresarial de Natal

Ana Bela Cabral

Ana Bela Cabral

                Entre outras oportunidades, o Natal também é uma excelente ocasião para contactarmos clientes e lembrar-lhes que ainda existimos. O jantar de Natal da empresa é também um evento a não descurar e que tem um significado muito particular para cada membro da equipa. Leia com atenção o que Margarita Murillo Garcia, da empresa Galicia Protocolo e N/ Colaboradora habitual, tem a dizer sobre o protocolo empresarial natalício!
NAVIDAD EN LA EMPRESA

         El protocolo tiene mucho que aportar a la empresa en las fechas navideñas, pues las relaciones se intensifican. Además, éstas son unas fiestas con un alto componente emotivo, lo que exige hacer un esfuerzo de sensibilidad y cuidar los detalles. En esta ocasión, nos vamos a centrar en dos aspectos:

LA FELICITACIÓN DE NAVIDAD:

         Es nuestro modo afectivo de comunicarnos hacia el exterior.

Ha llegado el momento de recordar a todas las personas e instituciones públicas y privadas con las que nos hemos relacionado a lo largo del año en curso. Esta es una oportunidad de oro para contactar con todas ellas y enviarles nuestros mejores deseos para el año que comienza, mientras que, sutilmente, les estamos recordando que “seguimos ahí”.

LA COMIDA/CENA DE NAVIDAD:

         Por su parte, este encuentro es el modo afectivo de comunicarnos “con los de casa”. Una empresa es tal porque hay personas trabajando en ella, y las fiestas de Navidad siguen siendo la excusa perfecta para que sus miembros se reúnan en torno a una mesa, alejados del trabajo, relacionándose con las personas (y dejando los cargos bien guardados en la empresa). Es importante, por ello, que se realice fuera de las instalaciones de la empresa y se cuide el valor humano de este encuentro.

         Suele ser este un escenario muy propicio para limar asperezas acumuladas a lo largo del año, terminar conversaciones pendientes y sobre todo, para volver a ver a las personas como personas, pues a veces en la vorágine del trabajo a algunas se les olvida. Por todo esto, es muy importante que todo el mundo participe, que nadie se quede sin ir, para alcanzar mejor los objetivos que se pretenden con este acercamiento.

         ¿Qué pasa con todas esas personas que no quieren celebrar estas fechas, que están sufriendo…? En primer lugar respetarlo, pero no dejemos de celebrar nuestras tradiciones, al fin y al cabo, solo estamos enviando deseos de buena voluntad a las personas que conocemos. Por otra parte, se trata de unas fechas respetadas por todas las religiones, aunque al movernos en ámbito empresarial esta celebración está desprovista de una connotación puramente religiosa.

         El protocolo empresarial bien gestionado en las fechas navideñas puede ayudar mucho a la empresa en sus relaciones externas e internas, por tanto para su buena salud.

         Con nuestros mejores deseos: Feliz Navidad y Próspero 2013 a todas aquellas personas que nos leen.

Partilha esta publicação

Comentários recentes

    Deixe uma resposta

    O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *